Frit

  • Dificultad: fácil
  • Platos principales

Descripción

La elaboración de este plato ya se encontraba en los recetarios del siglo XIV. Según la cocina de la época, podría tener sus orígenes en la cocina sefardí, con ciertas dependencias de la árabe. Se trata de un plato histórico y de lo más tradicional.

El más típico se elabora con carne de cordero: asaduras, hígado y sangre. Sin embargo, recientemente han surgido novedades que toman como base las verduras o el marisco.

Según la época del año en la que nos encontremos, puedes incorporar verduras de temporada a tu frit mallorquí, como las habas tiernas, pero recuera trocearla muy bien.

Los amantes de este plato suelen decir que se potencia aún más su sabor si se cocina de un día para otro, siempre servido caliente.

Como sugerencia, acompáñalo de una rebanada de pan payés y una copa de vino tinto.


Ingredientes

Para 4 personas:

- 1 kg de asadura e hígado de cerdo
- 250 g de sangre de cerdo cocida
- 1kg de patatas
- 2 pimientos rojos
- 1 manojo de cebolletas tiernas
- 1 cabeza de ajos
- 1 o 2 guindillas
- Unas ramitas de hinojo fresco
- 3 hojas de laurel
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta
- 250 g de habitas tiernas, si se decide incorporarlas

Receta:

Comenzamos cortando todo el frito en trozos pequeños y la salpimentamos. Lo dejamos apartado en un recipiente suficientemente amplio.

A continuación, cortamos los pimientos y las cebolletas también en porciones pequeñas y los apartamos juntos igualmente en otro recipiente.

Vamos con las patatas. Las pelamos y cortamos en bastones, no demasiado anchos. Es el momento de preparar una sartén grande o una cazuela con abundante aceite hasta que esté bien caliente. Mientras se calienta, podemos ir preparando los ajos y chafarlos. Con el aceite caliente, freímos las patatas junto con los ajos. Pon el hinojo en agua para hidratarlo.

Cuando las patatas estén listas, las pasamos a una olla de barro y continuaremos friendo toda la carne con las guindillas y el laurel. Repetimos el mismo proceso añadiéndolos a la olla de barro junto a las patatas y freiremos las verduras.

Recuerda ir retirando bien el aceite de los alimentos cada vez que los extraigas de la sartén. La idea es que el resultado final quede meloso, pero no aceitoso.

Ahora incorporamos el hinojo, rectificamos de sal y pimienta, removemos todo con cuidado de no romper las patatas y lo tendremos listo para servir.